Filosofia

 

El Colegio San Antonio es una escuela católica, que imparte una educación cristiana, que se define por su referencia explícita al Evangelio de Jesucristo, con el intento de arraigarlo en la conciencia y en la vida de los jóvenes, teniendo en cuenta los condicionamientos culturales de hoy y el patrimonio cultural puertorriqueño. El Colegio San Antonio es una escuela franciscana que promueve esta filosofía, integralmente humana y católica, fundada en la aprobación como maestro que el hermano Francisco de Asís dio al hermano Antonio de Padua (estudiante asiduo y Doctor de la Iglesia), a condición de que, por razón del estudio, no apagara el espíritu de oración y devoción.

CSA es una escuela católica privada, M-12, coeducacional, preparatoria para la universidad. Ofrece a sus estudiantes una educación integral dirigida hacia el desarrollo de personas con valores cristianos y humanos. Se promueve el desarrollo de la fe cristiana, el conocimiento, pensamiento crítico, rectitud de disposición y profundidad de comprensión en todas las áreas de aprendizaje a través de un currículo variado y enriquecedor. Utiliza el español como vehículo oficial de enseñanza y el inglés como segundo idioma, excepto en el “English Track” de la escuela elemental, donde prevalece el inglés como vehículo de enseñanza.

Reconocemos que la educación cristiana implica el desarrollo de manera organizada de todos los dones dados por Dios a un ser humano como persona, y como miembro del Pueblo de Dios. Para el Colegio San Antonio, la educación de la persona incluye: su crecimiento espiritual, moral, intelectual, emocional, físico, cultural, social y su presentación al ideal de la democracia. Esto se logra mediante el ejercicio de su capacidad de autodeterminación, toma de decisiones libres, responsables y justas, que le permitan ejercitar su iniciativa, liderazgo y creatividad.

Por medio de la implantación de nuestra filosofía, el Colegio San Antonio pretende graduar individuos saludables de mente y cuerpo, formados en valores, educados en promover la fe cristiana, capacitados para el ejercicio competente y responsable de su futura actividad profesional o técnica, prestos a servir a los demás en su comunidad y su país, y conscientes de su responsabilidad de preservar nuestro ambiente y los limitados recursos de nuestro planeta.

La oración, la celebración de la Eucaristía, el estudio de la fe y moral católica, y otras actividades relacionadas forman parte esencial de la vida escolar.

La educación religiosa está centrada enpromover la fe cristiana en los estudiantes y el crecimiento de la misma, encontrando su expresión en:

a. El diálogo con Dios en las diversas situaciones de su vida personal.

b. La oración comunitaria, y en particular la celebración de los sacramentos.

c. El servicio de Dios en favor de los propios hermanos, mediante actividades de servicio a los demás, según Mateo 25:40: “En verdad os digo, que cuantas veces hicisteis eso a uno de estos mis hermanos menores, a mí me lo hicisteis”.

d. La ordenación de nuestra cultura y actividad humana al mensaje de salvación del Evangelio.

La educación humana está centrada en:

a. La superación del individualismo y el aprendizaje del autocontrol que los capaciten para hacer opciones libres y conscientes.

b. El respeto y el cariño a la persona, basadas en su dignidad.

c. El espíritu de trabajo.

d. La capacitación para el ejercicio competente y responsable de su actividad profesional. e. La educación cívico-social para conseguir un espíritu de convivencia.

La educación académica está centrada en los adelantos en el conocimiento humano, teniendo en cuenta los avances tecnológicos, descubrimientos de la ciencia y nuestra situación y patrimonio cultural.